¿Qué tienen en común la filantropía y los deportes?

Bill Gates hizo lo que todos los fanáticos del tenis sueñan: jugar en el mismo lado de la cancha con el mejor tenista de todos los tiempos. Roger Federer y Bill Gates fueron equipo en el Match for Africa en San José.

Match por Africa recauda dinero para la Fundación Roger Federer, una organización que ayuda a mejorar la educación para niños de bajos ingresos. Esto es lo que Roger escribió sobre su viaje de tenista a filántropo.

Roger Federer y su deseo de juntar filantropía y deportes

Cuando tenía 22 años, Federer ya era un tenista establecido con un primer título de Grand Slam y en el camino de convertirse en el número 1 en el mundo. Pero solo tener éxito profesional no fue suficiente para él. En ese momento se hizo la pregunta: ¿Cómo quiero desarrollarme a nivel personal?

Federer quería apoyar a los niños que viven en la pobreza comenzando su propia fundación

Desde muy joven, quería retribuir a las personas que son menos privilegiadas que él. Su madre es de Sudáfrica y creció viendo la pobreza extrema. Durante las vacaciones en esa región visitando a su familia, desde muy temprana edad se dio cuenta de que no todos los niños disfrutaban de los mismos privilegios que tenía él creciendo en un país rico como Suiza.

Esa fue razón suficiente para fundar la Fundación Roger Federer en 2003 y empezar un viaje emocionante y educativo.Pero no necesitaba mucho tiempo para darse cuenta de que convertirse en un buen filántropo no es fácil. La voluntad de devolver no es suficiente por sí misma.

En los primeros años de la fundación, fueron menos rigurosos con lo que financian, pero se dieron cuenta de que no pueden medir si están teniendo un impacto o no. Fue más que claro que si quieren cambiar las vidas de los niños de una manera tangible y sostenible, la única manera de hacerlo es usando formas más profesionales y estratégicas.

Y ahora esto es lo qué tienen en común la filantropía y  los deportes:

Tenían que analizar cómo ayudar de manera más efectiva a los niños a romper el ciclo de la pobreza y alimentar su potencial. Una de las mejores formas de lograr esto es enfocándose en la educación.

Es así que la Fundación Roger Federer ha enfocado sus inversiones en la mejora de la calidad de la educación en las instituciones educativas existentes para niños de 3 a 12 años en el sur de África y Suiza.

Tras casi 15 años desde que Federer creó la fundación, y ha aprendido mucho sobre la filantropía y deportes desde entonces. La primera lección que aprendió fue que el empoderamiento es crucial si uno quiere cambiar las cosas de manera sostenible. 

Roger sigue hablando que cuando visita a los programas en zonas rurales de África, siempre se inspira ver lo increíblemente fuerte y comprometida que es la población local. En una de las regiones más pobres del mundo, las madres hacen todo lo posible para proporcionar comidas escolares a los niños todos los días, y los padres construyen nuevas aulas donde sus hijos pueden aprender y desempeñarse mejor.

Lograr un  cambio sostenible es complejo y depende de muchos factores, desafíos y riesgos externos. Exige tiempo, flexibilidad y experiencia. Se debe comprender la dinámica sobre el terreno y reaccionar a las amenazas y oportunidades.

Después de su creación hace 15 años, la fundación de Federer se fijó un objetivo ambicioso: llegar a un millón de niños para fines de 2018.

Creen que tienen que lograr ese objetivo, sienten una obligación hacia estos niños que merecen una mejor educación y una oportunidad en la vida.

Desde su inicio en 2003, la Fundación Roger Federer ha invertido 36 millones dólares para apoyar la educación de los niños en seis países africanos y Suiza.-

Deja un comentario